Hoy hace quince años

A mi hermano Juan, por su risa. In memoriam.

PASADO PRESENTE.

Evoco el viento eterno,
y Eolo presuroso,
trae y lleva el eco de su risa.

Transporta sus sonoras carcajadas,
que reviven y resurge el pasado.
Las percibo y me hacen sonreír,
imaginando ufana tu expresión
portadora de alegres novedades,
ocultando otra cruda realidad.

Por momentos se esfuman.
Rememoro lo pronto que te fuiste,
que hay personas a las que el cielo azul
parece atraerlas, como si fuera
un imán de bondad.

Te quiso para sí,
dejando desamparo en tu vacío.

Nos reubicamos en la soledad,
huérfanos en tu ausencia, querido Juan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *